Viva Suecia (Let’s Festival, 2-03-19)

Foto: Iván Gil
Foto: Iván Gil
Foto: Iván Gil
Foto: Iván Gil
Foto: Iván Gil
Foto: Iván Gil
Foto: Iván Gil

Parece que lleven toda la vida subidos a los escenarios y no solo unos pocos años de experiencia en la carretera como grupo, que no en la música. Viva Suecia conquistó anoche a un publico más dicharachero de lo deseable -y ya no sé si habitual- del Let’s Festival de L’Hospitalet de Llobregat. Hacía días que se había anunciado el ‘no hay entradas’ y ni el Carnaval ni el eterno clásico entre Real Madrid y Barcelona pudieron con las ganas de ver en directo a los murcianos.

Fue un concierto algo más corto que el que pudimos disfrutar hace un año en Razzmatazz, pero suficiente para confirmar el empaque y la madurez musical de los suecos. Dieciséis canciones de esas que, una tras otra, van golpeándote y un público algo tímido que se fue soltando poco a poco hacia el final del concierto… aunque se equivocara en el estribillo de la última canción. Un hecho que puso el punto cómico a la noche con una dramatizada parada de la música por parte de Viva Suecia. Riesgos del directo.

Rafa Val y compañía no dudaron en arrancar el concierto con todas las cartas sobre la mesa. Sin ases en la manga y directos Piedad y Un Nudo en la Garganta como carta de presentación. Los murcianos avisaron de que este iba a ser un concierto de despedidas. De canciones que dejarían de sonar por un tiempo en próximos conciertos y giras. Ya tienen listo el nuevo disco y no todos sus himnos, porque ya acumulan unos cuantos,  tendrán cabida en el nuevo setlist. Así que nos dispusimos casi todos a disfrutar al máximo de canciones como A dónde ir o Permiso o Perdón.

Insisto en ese casi todos porque la plaga de cotorras parlanchinas que pueblan las salas barcelonesas empieza a ser preocupante. Descartadas las primeras filas por imposibles me vi abocada al final de una sala que empieza a quedarse pequeña para conciertos de tal demanda. Un chismorreo constante y molesto que pondría a prueba hasta al más tranquilo entre los tranquilos. Y una pregunta casi tan constante en la cabeza como ese ruido. ¿A qué viene la gente que tanto habla a un concierto? El propio Rafa Val hizo una pequeña alusión a ese runrún de fondo al pedir  que la gente o bien le acompañara cantando en uno de los momentos de mayor desnudez emocional o bien en silencio. No hay que decir que el éxito fue relativo.

No así en lo musical. Con pocos artificios más allá del confeti final en Bien Por Ti y un sonido compacto y contundente, Viva Suecia se marchó de la Sala Salamandra con los deberes hechos y la constatación de ir incrementando su red de fans incondicionales. El Verbo Odiado fueron teloneros de excepción de la noche.

El Let’s Festival no se acaba aquí. El próximo 8 de marzo será el turno de Ramón Mirabet y Kids from Mars. El sábado 9 será subirán al escenario A Contra Blues y Travellin’ Brothers.

 

 

 

Escrito por

Periodista y alma viajera. Me gusta el movimiento y no entiendo la vida sin música. Conciertos y viajes son mis placeres culpables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *