Primavera Sound 2018: viernes 1 junio

Haim (Foto: Sergio Albert)
La Bien Querida (Foto: Èric Pàmies)
The Breeders (Foto: Sergio Albert)
Father John Misty (Foto: Èric Pàmies)
The National (Foto: Sergio Albert)
Mogwai (Foto: Garbine Irizar)
Los Planetas (Foto: Èric Pàmies)
Charlotte Gainsbourg (Foto: Garbine Irizar)
Cigarettes After Sex (Foto: Èric Pàmies)
Ty Segall (Foto: Alba Rupérez)

Esto del Primavera Sound es como la vida misma: tienes que aprender a disfrutar de todo lo que puedes vivir en cada momento y olvidarte de todo lo que te estás perdiendo, porque si no es para volverse loco. La oferta musical es tan descomunal y variada, que o te centras en disfrutar de The National y no pensar que te estás perdiendo a esa misma hora a Mogwai o Ride, o te pasarás todo el festival lamentándote por no tener el don de la ubicuidad. Elegir bien en cada momento y según las ganas o las circunstancias. Como la vida misma.

Con el cansancio de los 4 días previos, llegamos al Parc del Forum justo para escuchar de lejos las últimas canciones de La Bien Querida. Y es que había que coger sitio en el escenario de delante para las Breeders. Y es cierto que la banda de las hermanas Deal (con la formación oroiginal de ‘Last Splash’, junto a Josephine Wiggs y Jim McPherson) ha acusado el paso de los años y el show fue discontinuo en cuanto a ritmo. Pero claro, las ves tan campechanas (ellas dialogando sobre su madre, Josephine y su aparatejo de hacer burbujas…), y empiezan a tocarte canciones de dos décadas atrás como ‘Glorious’, ‘Divine Hammer’,’Do You Love Me Now?’, ‘Drivin’ On 9′ (con Kelley Deal haciendo la parte de violín con su guitarra… o con la boca), o el legendario ‘Cannonball’, y uno se viene arriba en un ataque de euforia, deja vus y amor por la banda más entrañable sobre la faz de la tierra. Todo ello combinado con temas más recientes como la pielgallinacea ‘Off You’, ‘Wait In The Car’, ‘Spacewoman’… y como remate, el ‘Gigantic’ de los Pixies. Gracias por existir, Kim Deal.

The Breeders (Foto: Sergio Albert)

Con el rumor de que Los Planetas iban a tocar por sorpresa, los Indie Lovers nos dividimos en una expedición hacia el Hidden Stage, y otra para Father John Misty… Y es que el cantante americano presentaba en primicia mundial su nuevo disco, tan recién salido del horno que no llevaba ni 24 horas en órbita terrestre cuando se subió al escenario ataviado con su ya habitual traje, su barba que excede ya los límites de lo higiénico de no ser Father John Misty y una pose medio insolente y seria de la que resulta imposible salir.

Poco puede decirse que no se haya dicho de Father John Misty. El concierto fue de menos a más en cuanto a ritmo musical, pero incontestable a nivel vocal y musical. Sus temas fueron entrando suavemente mientras el sol empezaba a caer, preparando la noche para otro de los platos fuertes del día: The National.

Los de Matt Berninger justificaron porque son artista VIP en el Primavera Sound. Vuelven una y otra vez y nunca decepcionan. Es más, nos atreveríamos a decir que conquistan nuevos seguidores con su rock dramático y su madurez. Como Father John Misty, la pose de Berninger es fundamental para entender la música de The National. Rock sin estridencias y con una voz tan particular como capaz de hacerte viajar por todo tipo de estados emocionales mientras tu cuerpo se balancea al ritmo de sus grandes hits y de un último disco, Sleep Well Beast, que recorre la crisis de una pareja que llega a su fin. Curiosamente, Matt Berninger escribe las letras de The National a medias con su mujer. Cosas de la vida.

The National (Foto: Sergio Albert)

Con el estómago haciendo más ruido que las guitarras de Shellac, cenamos escuchando de fondo a The Solutions, que despiertan mi curiosidad de escuchar sus discos. Y llega otra disyuntiva. ¿Charlotte Gainsbourg, o el concierto ya confirmado en Mordor de Los Planetas, para cubrir la baja de última hora de Migos por problemas con su vuelo? Y aunque mi parte racional me dice de no perder la oportunidad de ir a ver a la hija de Serge Gainsbourg y Jane Birkin (ganazas de verla este sábado!), como de costumbre hago caso a mi parte emocional. Y celebro haberlo hecho, porque el concierto sorpresa de los granadinos vuelve a ser un ejercicio catártico y liberador de tensiones y conflictos pasado-presente. Nada como cantar a pleno pulmón la banda sonora de tu vida para sentir una inmensa felicidad de estar ahí en ese momento, con la compañía adecuada, berreando ‘Segundo Premio’, ‘Corrientes Circulares En El Tiempo’, ‘Un Buen Día’, ‘Prueba Esto’, ‘Alegrías Del Incendio’, ‘De Viaje’… mientras una chica extranjera te pregunta quién es esta banda que tanto le está gustando y haces de orgulloso embajador de Jota y compañía. “Se llaman Los Planetas y son de Granada. Escúchalos!“. El concierto cuenta con dos guest stars previsibles, ya que ambos han tocado en el festival: Yung Beef en ‘Islamabad’, y La Bien Querida en ‘No Sé Cómo Te Atreves’. Próxima cita: Vida Festival. No me cansaré nunca de verles.

Los Planetas (Foto: Èric Pàmies)

Escuchamos un poco de fondo el colorista show de Haim haciendo una cerveza reponedora, y nos vamos para Cigarettes After Sex. Tercera vez en un año, pero esta vez no es en sala, y el contexto y la compañía también son distintos que las dos ocasiones anteriores. Y es curioso como todo ello puede cambiar la perspectiva o la percepción de las cosas. Las atmósferas nocturnas y la  ambigua voz de Greg González son una perfecta banda sonora para las mágicas e impredecibles noches de Primavera. “Your lips, my lips, apocalypse“.

No sé cuántas horas llevamos ya en danza, pero en la Semana Grande no hay que reservarse ninguna energía. Y la electricidad desbocada de Ty Segall es una magnífica manera de recargar pilas y venirse arriba en el carrusel primaveral. Acompañado de The Freedom Band, el norteamericano vuelve a tirar de guitarras y de fuzz para enloquecer a la audiencia allí congregada con ganas de mandanga. A esas horas, las realidades y percepciones se alteran y todo se siente multiplicado por mil. Bendita vida, bendito lugar. Las decisiones del momento nos llevan a acabar la noche bailando con Confidence Man y The Black Madonna, celebrando encuentros casuales (benditos encuentros casuales primaverales), celebrando la vida, celebrando la música. Y celebrando el enorme privilegio de haber nacido donde has nacido, de haber tenido la suerte en vida que has tenido, y de darte cuenta de que nada ni nadie podrán hacerte más feliz que tú mismo y tu actitud ante la vida.

TEXTO: IGNASI TRAPERO / LAURA RAMOS

Escrito por

Rarito como un tema de Sonic Youth; me excito con el ‘Psycho’ de los Sonics; si me cabreo, Pistols, RATM, riot grrrls o Los Punsetes; me ponen igual soul, r’n’b, ye-yé, garaje, punk, r’n’r, indie o brit-pop. De mayor quiero ser Patti Smith, Iggy o John Waters. Ateo hasta que conocí a PJ HARVEY. Fui negro en otra vida… y hago el impostor como periodista musical y deportivo en radio, TV, webs y revistas varias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *