Maria Arnal i Marcel Bagés (Palau de la Música, 18/10/18)

Maria Arnal i Marcel Bagés (Foto: Sergi Paramès)
Maria Arnal i Marcel Bagés (Foto: Idoia Recuenco)
Maria Arnal i Marcel Bagés (Foto: Idoia Recuenco)
Maria Arnal i Marcel Bagés (Foto: Sergi Paramès)
Maria Arnal i Marcel Bagés (Foto: Sergi Paramès)
Maria Arnal i Marcel Bagés (Foto: Sergi Paramès)

Escribo esto el día después del concierto. Llevo todo el día escuchando en bucle ‘45 Cerebros Y Un Corazón‘ y el EP anterior, ‘Verbena‘. Todavía no me he recuperado de lo que vivimos anoche en el Palau de la Música Catalana. He recordado el día que Maria Arnal i Marcel Bagés vinieron a los estudios de Scanner FM a hacer una entrevista y regalarnos un acústico con ‘Tú Que Vienes A Rondarme’ y ‘Canción Total’, en junio de 2017. Hacía poco que habían editado su disco de debut, y unas semanas antes, un compañero de trabajo me había dicho que tenía que escucharlo sí o sí, porqué tenía algo muy especial (gràcies, Oriol!!!). Me cautivó el disco, les trajimos al programa, y me encantó la sencillez de ambos, llegando a un punto de timidez en el caso de Marcel, y más descaro en el de Maria, que se echó a reír en la primera canción porqué entró a destiempo, y aprovechó el “adquiéreme” de la letra de ‘Canción Total’ para vendernos el concierto que hacían días después en la sala Barts. Fuimos y disfrutamos ese concierto. Pero lo vivido anoche en el Festival de Músiques Sensibles fue un paso más allá. Tras 158 conciertos en esta gira, Maria y Marcel, Marcel y Maria, han crecido monumentalmente como artistas, y ayer se doctoraron en un edificio emblemático (para bien y para mal) de la cultura catalana, con todas las entradas vendidas. En el Palau, Maria y Marcel saquearon impunemente nuestras almas hasta la última telaraña.

Maria Arnal i Marcel Bagés (Foto: Idoia Recuenco)

A estas alturas de la película, ya debes saber de sobras la historia del disco, y de esos 45 cerebros y un corazón encontrados en una fosa común de La Pedraja, Burgos. Una historia que les había llevado hasta aquí y que escogieron para abrir este concierto de la recta final de gira (ya sólo les quedan 5 fechas, en Cádiz, Reus, Valencia, Girona y Madrid). Si alguno de los presentes todavía no les había visto seguro que sólo necesitó unos pocos minutos para darse cuenta de uno de los grandes potenciales del dúo: esa voz tan versátil y poderosa de Maria, que cautiva y te atrapa hasta emocionarte sin que puedas hacer nada para evitarlo. Jugando a hacer gorgoritos, melismas, susurros o sacando toda la fuerza de sus entrañas mientras mira y gesticula, impulsiva, para provocar que la gente se encienda, se pregunte cosas y se alce contra las vergüenzas en la que se sustenta esta “socialdemocracia” en la que se ha convertido esta democracia de pacotilla. Tampoco necesitamos mucho tiempo más para apreciar también los sonidos imprevisibles y heterogéneos que saca Marcel de las 4 guitarras que le acompañan, jugando con ese arsenal de pedales con los que sacar efectos y loops que te rompen la cintura. Tanto te puede hacer un punteo frágil con una acústica, como sacar una tormenta eléctrica propia de las bandas noise o post-rock experimental.

Maria Arnal i Marcel Bagés (Foto: Idoia Recuenco)

La cantante de Badalona y el guitarrista de Flix se acompañan de una escenografía sencilla, con 2 grandes pantallas verticales de tela blanca y focos de colores con los que ambientar cada momento, resaltando un tipo de emoción u otra en función de la canción. Y esos focos frontales con los que proyectar las sombras de ambos con efectos cromáticos psicodélicos, como de fotografía lomo con flashes de colores. Con todos estos elementos, y una segunda guitarra que aporta David Soler (productor del disco), Arnal y Bagés te meten en un viaje interior que explora emociones y sentimientos escondidos hasta sacarlos a la luz. Pero el viaje también incluye enormes raciones de conciencia social y política, muy necesarias en esta sociedad superficial y blanqueadora del franquismo y todos sus crímenes impunes, todavía en 2018. Cantan a la miliciana Marina Ginestà, a los tiempos borrascosos en este mundo tan loco, a la desmemoria histórica de este país fracturado por los golpistas franquistas (8 décadas después), o a las mentiras de nuestros tiempos, como en la versión del ‘Miénteme’ de Niño De Elche.

Maria Arnal i Marcel Bagés (Foto: Idoia Recuenco)

Ahí es cuando aparece en escena un cuarto elemento, y estamos a punto de vivir uno de los momentos más catárticos de la noche. Es Joan Bagés, hermano mayor de Marcel, que se aposenta ante el imponente órgano Walcker de 3.772 tubos y 110 años de historia en sus teclas. En los dedos de Joan, el órgano empieza a expulsar sonidos fantasmagóricos, acentuados por la tormenta sónica que vierte de las guitarras y pedales desbocados in crescendo de Marcel y David. Entramos en una dimensión paralela, oscura, casi de ritual de brujería o de película de terror, mientras Maria se lo mira estática… hasta que empieza a moverse por el escenario y a empezar frases a medias: “La gent… la gent.. la gent…!”. Y tienen toda la razón del mundo cuando cantan a Joan Brossa: la gente no se da cuenta del poder que tiene. La canción sube poco a poco hasta el éxtasis colectivo, y nos enciende alma y corazones. En ese momento me dan ganas de salir a la calle a quemarlo todo, empezando por la comisaría de polícía que hay unos metros más abajo del Palau. Una huelga general de una semana sería suficiente para hundir la economía y muchas de las mentiras en las que se aguanta toda esta farsa, pero no tenemos las narices de afrontar que está en nuestra mano hacerlo…

Maria Arnal i Marcel Bagés (Foto: Idoia Recuenco)

También hay tiempo para explorar el deseo humano y sexual, o para entonar una nueva canción que, quizás, forme parte del esperado segundo disco: ‘Big Data’ canta a las miserias y absurdas vanidades de la sociedad de las redes sociales, de las que todos somos cómplices. Están desnudando nuestras carencias y vilezas, y hasta nos gusta. El público, algo tímido al principio, se deja ir cuando Maria los empuja a corear el “esta civililililili… esta civililililili…” y el “miedo ensordecedor y aburrimiento…” de la ‘Canción Total’, y ya estamos ante otro de los momentos de la noche, cuando atacan la canción que lo cambió todo: ‘Tú Que Vienes A Rondarme’ sirve de cierre al cuerpo central de la noche, y de chicle que no se nos va a desenganchar de la mente durante horas de cantarla repetidamente, amarrándose a nuestro cerebro y acercándose al centro de nuestro espíritu.

Maria Arnal i Marcel Bagés (Foto: Idoia Recuenco)

Aunque se vayan está claro que tienen que volver, y también es evidente que faltan dos piezas claves del disco que se complementan en un perfecto círculo de muerte y vida: la estremecedora ‘Ball Del Vetlatori’ fue la primera canción que compusieron juntos Maria y Marcel, cuando la intuición del director de cine Marc Sempere hizo que se juntaran y empezara todo. Y esta noche suena especialmente cruda y bella a la vez, cuando las cuerdas de la guitarra de Marcel se unen a las del cuello de Maria. El ‘A La Vida’ d’Ovidi Montllor es el contragolpe vitalista, y otro momento de subidón anímico y emocional con el que se despedirán por segunda vez.

Los espectadores que salen corriendo para evitar colas se precipitan. No se vayan todavía, aún hay más. Vuelven a salir ellos dos para ofrecernos un último regalo, aunque Maria expresa que es el público el que les está regalando ese momento mágico al dúo. Volviendo a ‘Verbena’, ‘Miris On Miris’ cerrará una de las últimas noches de una gira de éxito en bucle, crecimiento artístico, y reconocimiento unánime de público y crítica. Y es que, mires donde mires, la percepción es unánime y totalmente merecida. En algún momento del concierto nos preguntamos cómo definiríamos la música que hacen a alguien que no les conozca. ¿Son coplas? ¿Jotas? ¿Canción popular? ¿Flamenco? ¿Pop? ¿Noise? ¿Rock experimental? ¿Versos recitados? Y probablemente la respuesta más adecuada es el mejor elogio que se le pueda hacer a un artista: son, simple y complejamente, Maria Arnal y Marcel Bagés.

Maria Arnal i Marcel Bagés (Foto: Idoia Recuenco)

Setlist:

  1. 45 Cerebros Y Un Corazón
  2. Bienes
  3. Jo No Canto Per La Veu
  4. Cançó De Marina Ginestà
  5. Cançó Del Taxista
  6. Miénteme (Niño de Elche)
  7. La Gent
  8. No He Desitjat Mai Cap Cos Com El Teu
  9. Desmemòria
  10. Big Data
  11. Canción Total
  12. Tú Que Vienes A Rondarme

Bis 1:

  1. Ball Del Vetlatori
  2. A La Vida

Bis 2:

  1. Miris On Miris
Escrito por

Rarito como un tema de Sonic Youth; me excito con el ‘Psycho’ de los Sonics; si me cabreo, Pistols, RATM, riot grrrls o Los Punsetes; me ponen igual soul, r’n’b, ye-yé, garaje, punk, r’n’r, indie o brit-pop. De mayor quiero ser Patti Smith, Iggy o John Waters. Ateo hasta que conocí a PJ HARVEY. Fui negro en otra vida… y hago el impostor como periodista musical y deportivo en radio, TV, webs y revistas varias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *