LOW FESTIVAL 2017: 87.000 lowers convierten en gigante su novena edición.

LowFestival

Del 29 al 31 de Julio del pasado fin de semana, el Low Festival celebraba su novena edición con una asistencia histórica de más de 87.000 personas.  Así acontecieron y lo pasamos los IndieLovers los tres días en la ciudad alicantina entre playa, mucha humedad y buena música.

VIERNES

El viernes, la carretera y el largo viaje hasta Benidorm no nos permitieron llegar antes de que empezara Dorian que con el set list que llevan paseando desde la temporada anterior nos hicieron calentar nuestra garganta y las articulaciones para lo que sería el inicio de una gran noche. Poco antes de terminar, el mallorquín Luis Alberto Segura (L.A) ya estaba subido al escenario Matusalén para deleitarnos con un repertorio mayoritariamente de su último trabajo “King of beasts” . Sonido que nos transporta a california con un directo siempre impecable. No obstante, los grandes protagonistas de la noche eran sin duda los Pixies, que ofrecieron un show que aunque calidad musical fue impoluto no parecieron emocionar al público que se mantuvo inerte durante la mayor parte del concierto.

Contrariamente a los de Boston, el punk rock de Kokoshca y Biznaga hicieron sudar de lo lindo al público que se pasó a lo largo de la noche por el pequeño escenario Wilko.

De los Pixies y junto con el calor y la humedad levantina, ya estábamos para ducharnos, bañarnos en la playa o en la pool cuando los Varry Brava se subieron sobre el escenario Matusalén. Y es que ellos son sinónimo de fiesta y imposible resulta no mover el cuerpo a ritmo de temazos como “No gires” o “Oh Oui Oui”

Pero aún pasada la madrugada seguíamos con ganas de bailar con La Casa Azul y es que estábamos muy revolucionados. Canciones como “Chicle cosmos”, “Esta noche solo cantan para mi” o la “Revolución Sexual” nos hacían despegar de nuevo los pies del suelo. Pero es que justo después llegaba Chk Chk Chk que junto con su líder Nic Offer dieron el concierto más loco de toda la noche. Offer se paseó sin parar durante todo el concierto con un outfit con bermudas azules dignas de admirar. Lo disfrutamos y mucho. Y así nos retirábamos para coger fuerzas para la segunda jornada que aún estaba por llegar.

SÁBADO

Si hay que elegir un concierto con el cual pasarlo a lo grande es con Sidonie. Y es que con su último disco estan ofreciendo uno de los directos más divertidos y disfrutables de todo el elenco indie. Y asi empezamos la jornada del Sábado, cantando hits como “Os queremos” , “El incendio” o “Carreteras infinitas”.

Franz Ferdinand, llegaba justo después contando con el protagonismo internacional de la noche. Y es que había muchísima expectación por escuchar la nueva formación con la que se presentan en directo de nuevo. No defraudaron y con ellos pudimos escuchar canciones tan imprescindibles como “Take me out” o “This fire”.

Y con Los Punsetes volvimos a flipar de nuevo con su característico espectáculo de visuales que reflejaban hacia la polifacética líder de la banda, Ariadna, con su particular estilismo y estática puesta en escena. Ofrecieron un repertorio variado en el que no faltaron sus grandes hits así como los de su nuevo disco “Viva!”.

DOMINGO

La jornada del Domingo ya arrastrábamos el cansancio de los dos anteriores días. Directamente lo empezamos con Lori Meyers sobre el escenario Estrella Damm, haciendonos sentir –luciérnagas y mariposas- junto con una gran explosión de luces y visuales que nos hicieron disfrutar de lo lindo y llegar al extasis terminando con canciones como “Alta fidelidad” o “Mi realidad”.

Con los granadinos entramos muy en calor y ya estábamos listos para disfrutar de Mando Diao  que con su ecléctico show pusieron patas arriba a todos los que estábamos allí presentes.

Entonces llegó el turno de los pamploneses El Columpio Asesino, que pudimos ver un rato y que no brillaron como debieron debido a problemas técnicos en el escenario Matusalén. Entonces decidimos cambiar de escenario para ir a ver Fangoria. Y la fiesta ahí se remató. Con ellos nos incendiamos todavía más de lo que estábamos. No defraudaron haciéndonos bailar sin parar con un repaso imprescindibles como “ A quién le importa” , “Espectacular” o incluso atreviéndose con canciones como “Yo quiero bailar” de Sonia y Selena o “Toro” del Colupio Asesino.

Justo después Ojete Calor ya estaba en el escenario Matusalén con miles de personas coreando sus canciones si es que así se pueden considerar, tiempo que me sirvió para descansar sobre el césped del recinto y coger fuerzas para volver a saltar por los aires cuando Ochoymedio DJ se subieron al escenario para pinchar canciones básicas para una “indie lover” como yo. Esperé a escuchar “Valiente” de Vetusta Morla con la reencarnación de Pucho que el Low me presentó a mi lado. Y así, con adoración vetustera conjunta despedimos a lo grande el #giganticlow. Y es que un festival aparte de deleitar oídos también sirve para hacer amigos con los que sabes que muy pronto te reencontrarás en algún otro lugar o festival. Gracias Low! Hasta el año que viene!

Fotografía : Javier Rosa (Oficiales Low Festival)

 

Escrito por

Melómana estudiante de Marketing y Comunicación Digital. Técnica de Sonido de formación y cantante retirada de los escenarios desde hace un tiempo. Me flipa la tecnología y el mundo audiovisual. Enamorada de Londres, mi segunda ciudad. Vetusta Morla es mi debilidad y soy muy ecléctica en gustos musicales: jazz, soul, garaje, punk, funk, indie, brit-pop, surf o incluso reggae.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *