La Bien Querida (Let’s Festival, 10-3-18)

Por segundo año consecutivo el Let’s Festival me ‘regalaba’ un concierto para celebrar mi cumpleaños. El año pasado fue Love of Lesbian y este tocaba La Bien Querida, artista a la que ya había tenido la ocasión de ver en directo hace unos meses en La 2 de Apolo. Entonces, el show me sorprendió gratamente y ahí que me fui acompañada por unas amigas a dejarnos llevar por las letras melodramáticas de La Bien Querida y por sus ritmos sorprendentemente bailables.

Con cierto retraso, todo sea dicho, arrancó el segundo sábado del Let’s Festival en L’Hospitalet de Llobregat. Primero fue el turno de Joan Miquel Oliver, que se subió al escenario también para cantar ‘7 días juntos’ junto a La Bien Querida, uno de los grandes éxitos (e himnos) del último disco de la cantante vasca. Fue la última canción justo antes del bis. ‘Los jardines de Marzo’ y ‘A veces ni eso’ fueron el cierre de un concierto en el que el público, mayoritariamente femenino, coreó hasta desgañitarse las letras casi adolescentes y de (des)amor intenso marca de la casa de La Bien Querida.

Letras sencillas, pero directas al corazón o a los sentimientos más intensos y dramáticos asociados a un amor que es motor incombustible de La Bien Querida, pero también de casi todos nosotros. Comenzó con fuerza la noche: ‘Permanentemente’ y ‘El lado bueno’ fueron los dos temas elegidos para entrar en calor. Le siguieron grandes hits y canciones del último trabajo de la artista como ‘Recompensarte’, ‘La pieza que me falta’ o ‘Muero de amor’. 

Nosotros, sin embargo, no acabamos de morir del todo de amor. Nos gustó el concierto, pero nos faltaron algunas de nuestras canciones favoritas en un repertorio excesivamente corto. O eso nos pareció a nosotros. Tampoco ayudó, y esto no tiene nada que ver con lo musical, que hubiese gente empeñada a acudir a los conciertos sin pasar por el aseo. Así resulta complicado concentrarse en lo que sucede sobre el escenario. Por suerte, el Let’s Festival es largo y nos quedan noches por disfrutar. También de La Bien Querida. En el fondo, nos gustan esas letras azucaradas por las que navegar entre viejos amores y algún que otro corazón roto.

Fotos: Iván Gil (@ivan_gil_photographer)

Escrito por

Periodista y alma viajera. Me gusta el movimiento y no entiendo la vida sin música. Conciertos y viajes son mis placeres culpables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *